No, no os preocupéis, no me refiero al brazo de su poder. Me refiero a la perdida continuada de nuestros derechos como consumidores, y sobre todo de nuestro tiempo unido a nuestra paciencia. Recientemente intenté liberar mi terminal con Vodafone. Había trasncurrido mas de un año desde su compra, y por ley tenía derecho a ello. Estuve 2 tardes completas para llegar a hablar con la persona adecuada.. y tengo el absoluto convencimiento qu m e estuvieron peloteando entre departamentos con la intención de que desistiera en el intento. Mi intención posterior fue repetir todo e intentar grabarlo y documentarlo. Me pareció una buena idea.. pero realmente no estaba para peder el tiempo.. Hoy he leido a Enrique Dans, y he visto como el USA un blogger hizo algo similar con AOL:

A un lado, AOL, una de las corporaciones más importantes del mundo Internet. Al otro, Vincent Ferrari, un usuario neoyorquino y blogger, de treinta años. Vincent quería cancelar su cuenta en AOL y, habiendo sido avisado por algunos amigos de la dificultad que entrañaba este proceso aparentemente tan sencillo (“hola, quiero cancelar mi cuenta”), no se le ocurrió otra cosa que armarse de grabadora, y llamar a AOL. El resultado fue que el operador le tuvo más de veinte minutos al teléfono, mientras le exigía todo tipo de explicaciones y se negaba en repetidas ocasiones a cancelar la cuenta, arguyendo que el cliente estaba equivocado y que se arrepentiría…

Ferrari, tras finalmente conseguir la cancelación y colgar, transcribió la conversación y subió el documento y la grabación en su blog (hoy caído por exceso de tráfico). De ahí, pasó a Digg, y de Digg, al New York Times, a MSNBC, a la televisión, a todos los medios y la blogosfera. El caso ha desencadenado una investigación interna en AOL sobre la calidad del servicio telefónico, una carta de petición de excusas del vicepresidente de AOL, y todo tipo de protestas entre las que se encuentran muchas de personas que han sufrido problemas similares.