Esta semana pasada cogi la maleta y marché buscando nuevos aires. Siempre es bueno viajar un poco. A veces a sitios nuevos, a veces a sitios ya conocidos. A mi modo de ver, no hace falta irse a 5000km de distancia. No es necesario conocer extrañas culturas para encontrar todo aquello que buscamos, no es necesario sacar fotos a tribus etnicas, ni escalar altas montañas en Papua Nueva Guinea, ni batir records guinness de espera en los aeropuertos internacionales.. quizás puedes encontrar lo que buscas muy cerca de donde vives. Por eso, aunque me gusta viajar, lo cierto es que me gusta mas deambular.. y como España es tan grande.. pues me fui a los pueblos de la montaña leonesa.

From CAMPER EN LEON

Y una mañana, recién levantado, en mitad de la carretera encontré a un hombre con ganas de charlar. Las charlas mañaneras son muy dichosas.. pues todavía no has despertado y tu cabeza sin despejar actua como una esponja.. y no hay nada mejor para una charla en una carretera de montaña que una cabeza sin ganas de pensar.. y una persona entrada en los años con ganas de hablar y contar historias. Y así fue como conocimos al Sr. Santos de Valverdín.

Hablamos durante mas de dos horas, y la experiencia fue inolvidable. Podría extenderme en todas las historias que nos contó; sobre la guerra civil, y como le persiguieron y quisieron matar los 2 bandos, uno por ser hermano de un nacional, y el otro por confusión en un “santo y seña”; sobre la importancia del respeto a uno mismo para poder conseguir el respeto entre las personas, y por lo tanto la convivencia feliz, en paz y armonia con el mundo; sobre el papel del hombre y la mujer, sobre su visión de los problemas de la pareja de hoy en dia, sobre la solteria y sobre el amor, sobre la importancia de saber cada uno cual es su lugar en el seno de una pareja, a la misma altura, pero si olvidar en ningun momento su condicion de genero; sobre la existencia en si misma, y la razon por la que estamos en este mundo.. sobre los años, y la unica certeza de la vida, la muerte.

Una hermosa charla que sin duda no olvidaremos, David, Fernando y yo. Consejos y sabiduria que bien la podía haber firmado Jesucristo, Mahoma o Buda.. (si, Mahoma tambien, no confundamos sus enseñanzas con la manipulacion de los textos por el integrismo religioso islámico que se ha apoderado de las palabras de un gran profeta). Todo ello en una mañana de invierno tardio, donde el sol brillaba en la nieve en un pueblin de León, llamado Valverdín.

Gracias Sr Santos por sus enseñanzas.