Hace unos años lei un libro muy bueno, a mi juicio claro, que trataba sobre la economia del fuego en nuestro país. Ahora mismo no recuerdo su titulo ni su autor, pero en cuanto lo encuentre por casa lo colocaré. Lo importante era la conclusión del mismo. Habiamos creado toda una industria alrededor de la extinción de los fuegos, en lugar de centrar las políticas en la prevención de los mismos.

Efectivamente, la contratacion de retenes durante las epocas de peligro, de maquinaria para abrir cortafuegos y desbrozar a posteriori del incendio, las recogidas de la madera quemada, el aprovechamiento de la madera quemada (¿sabiais que se aprovechaba hasta el 90% de la misma?), los equipos de extinción por aire, una flota especifica que cuesta mucho dinero mantener parada.. y toda una serie de beneficios ulteriores a la quema de nuestros bosques, hacia que fuera muy rentable para unos pocos que los bosques de nuestro pais se calcinaran y reducieran a cenizas. COmo siempre en la economica industrial en la que estamos todavia inmersos, pan para hoy y hambre para mañana.. para muchos o para todos.

Las lineas de atuación en respuesta a la hecatombe incendiaria de España que han convertido nuestro país (y el vecino Portugal) en medio desierto, excepto la zona norte que resiste gracias a sus condiciones naturales que no favorecen los incendios, parece que han comenzado a funcionar. Aunque paradojicamente este año 2008, el 55 por ciento de los incendios ocurridos entre enero y agosto se produjeron en el noroeste de España (Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco, y las provincias de León y Zamora); en esta zona se calcinó el 71 por ciento de la superficie total quemada. Algo raro está ocurriendo en el norte, eso esta claro. Lo de Galicia del año pasado no fue normal y huele a chamusquina. La nueva Ley de Montes que prohibe la recalificacion de los terrenos durante 30 años, han salvado ya incontables hectareas en cientos de ayuntamientos con cierta tendencia a la especulacion urbanistica.

Las estadisticas comienzan a verse favorables como indican las noticias de hoy, pero esta complicado todavía pues hay muchas costumbres que desarrraigar y mucha labor de prevencion en invierno, y muchas inversiones en cuidado, en formación de personal, cuidado de los arboles y medidas de apoyo a la creacion de industrias y microempresas de explotacion de los bosques y forestas.

Sin embargo la dificultad de conseguir pruebas capaces de imculpar y encarcelar tanto a culpables directos como a los siempre promotores de los mismos es otro de los lastres de la situación. Sólo uno de cada mil responsables de incendios en España acaba siendo juzgado, según denunció hoy Greenpeace durante la presentación del informe ‘Incendios forestales ¿el fin de la impunidad?’, que recuerda que en España se producen una media de 20.000 incendios y se quema una superficie de 140.000 hectáreas cada año.

Y ni hablar de los problemas que causa para cumplir las condiciones del protocolo de Kioto, puesto que los incendios forestales que sufre España cada año generan alrededor de seis millones de toneladas de CO2, equivalentes a las emisiones anuales de dos millones de turismos o las correspondientes a ciudades del tamaño de Sevilla o Zaragoza. Tags Technorati: , , ,